Dale un abrazo al planeta y reduce al máximo tu huella ecológica

Aprende las 5 reglas del movimiento Zero Waste y conviértete en un ser humano más responsable con el medio ambiente.
Avatar
Experience Maker
11.08.2018
Tiempo aproximado de lectura: 55 segundos

CADA VEZ SOMOS MÁS los que nos preocupamos por el planeta y por reducir nuestra huella ecológica. Campañas como la de dejar de pedir popotes para que estos no lleguen al mar, evitar pedir bolsas de plástico en los establecimientos, recolectar el agua fría que cae de la regadera previo a meternos a bañar para reutilizarla o adoptar áreas verdes en nuestras colonias son parte de lo poco que podemos ir haciendo para salvaguardar el medio ambiente.

Es por ello que surgió el movimiento Zero Waste, el cual se traduce como cero desperdicio, mismo que ha estado pregonando la neoyorkina Lauren Singer, una joven emprendedora y activista ambiental que ha logrado generar en cinco años tan sólo un frasco de basura. ¿Cómo lo logra? Aprovechando todo y evitando comprar para no generar más desperdicios.

Angry earth

Pero, el Zero Waste Life no es que lo haya iniciado ella, sino que preocupada por reducir tanto como le fuera posible su huella ecológica, dio con Bea Jhonson, una mujer que al igual que ella, tenía la misma inquietud.

Una forma de vida

En Periplo nos hemos dado cuenta que así como ocurrió con estas mujeres, las iniciativas proambientales se van haciendo más grandes, así como una bola de nieve y por ello, no sólo queremos dejarte más claro lo que esta forma de vida es, sino que a lo largo de más artículos, te explicaremos cómo puedes hacer para fabricar tus propios artículos de uso diario para que contamines lo menos posible o nada.

Miguel Rivas

Miguel Rivas es campañista de Océanos de Greenpeace.

 

Pero antes de eso y para conocer más sobre este movimiento, tuve la oportunidad de platicar con Miguel Rivas, campañista de Océanos de Greenpeace y esto fue lo que me dijo:

“Hay varias cosas que todos los ciudadanos podemos hacer para tratar de contribuir a dejar de producir basura y en este movimiento Zero Waste o Basura Cero lo que se busca es tener el menor impacto posible en cuanto a la generación de residuos, sobre todo los residuos sólidos urbanos. Muchas veces cabe cuestionarnos acerca de si lo que realmente estamos comprando es necesario. Ese sería el primer paso. Comprar lo que realmente necesitas y no hacer caso a los motores de consumo”.  

Si quieres ser parte de este movimiento y contribuir a dejar una gran afectación en el medio ambiente tras tu paso en este mundo, Miguel Rivas nos contó que el Zero Waste se basa en estas reglas:

1. Rechazar los productos que, de entrada, sabes que serán un alto contaminante, ejemplo claro es el plástico o el unicel que frecuentemente recibimos cada que compramos ciertos productos, especialmente comida.

2. Reducir lo más posible. Esta regla viene de la mano con la anterior, ya que al rechazar aquellos que contaminan podrás paulatinamente ir reduciendo los contaminantes que originas. Quizá puedas comenzar con el papel higiénico que utilizas cada que visitas el sanitario, ¿no crees?

“Puedes siempre cargar tu termo o botella rellenable. Eso ayudará mucho a que no tengas la necesidad de comprar una botella de PET. Algunos estudios muestran que incluso el agua embotellada contiene fibras del plástico que, cuando se calienta por producto del sol son consumidas».

3. Re-usar aquellos artículos que pueden tener una segunda oportunidad y así alargar su tiempo de vida. ¿Pero como cuáles puedes aprovechar de nueva cuenta? Quizá algún envase de vidrio o la envoltura de regalo que te dieron (aunque lo ideal es que la rechazaras, pero si te la dan, lo mejor que puedes hacer es reutilizarla).

«Un hábito que la gente podría tener siempre es llevar una bolsa de tela reusable que te ayude a no llevarte una gran cantidad de plástico a casa. Cuando traes estas bolsas de polietileno de baja intensidad tienen una vida de entre 12 y 20 minutos y va a terminar entre 150 y 300 años en degradarse y llevar esa bolsa de tela ayudará a contribuir a no llevar más plástico a casa», resalta Miguel.

4. Regresar. Ésta es muy probablemente una de las R’s que no te enseñaron en la escuela cuando te hablaron de las formas de cuidar al medio ambiente, y no tiene nada de difícil, pero sí es extraordinario, pues no es más que aprovechar aquellos desperdicios orgánicos a través de la fabricación de una composta.

5. Reciclar. Éste podría ser uno de los pasos que muchas veces la gente adopta sólo temporalmente, pero es vital para la reducción de residuos sólidos que llegan a los tiraderos.

«Cuando vayas al super o vayas al mercado puedes llevar tus propios tuppers. Esto parece muy simple, pero en realidad te ahorras una gran cantidad de empaques. Gran parte de la basura que nos llevamos a casa suele ser de empaques, aunque evites la bolsa o las botellas PET siempre vas a tener estos empaques de plástico que van a terminar en tu basura”, añade Miguel Rivas.

Garbage hello

¿Cómo podemos evitar llevar empaques a casa?

Greenpeace a través de su página WEB cuenta con un apartado denominado “Yo sin plásticos” en donde puedes consultar los establecimientos que se han sumado a este movimiento y así poder realizar compras sin la necesidad de llevar un empaque a casa.

Como en México no nos queremos quedar atrás y buscamos formar parte de diversos movimientos a nivel mundial, es lógico que existan grupos que buscan contagiar a otros para que, poco a poco, dejemos de producir una cantidad enorme de basura diariamente.

Si quieres unirte, puedes dar click aquí y sumarte.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), hasta el 2014 en nuestro país se recolectaban todos los días 102 mil 887 toneladas de basura. Si eso fue hace cuatro años, que son los estudios más recientes que tiene esta organización, ¿te imaginas cuanta basura se genera actualmente?

Mother Nature love

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy