¡Dales una mano! Las tapitas sí ayudan en la lucha contra el cáncer

Cada que abres una botella, abres una esperanza y contribuir no es tan difícil.
Avatar
Experience Maker
06.09.2019
Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto 10 segundos

SEGURAMENTE HAS ESCUCHADO sobre amigos, vecinos o conocidos tuyos que se la pasan pidiendo a la gente que guarden y les regalen las tapas de las botellas de plástico que desechan.

Estas personas aseguran recolectar estos objetos y llevarlos a fundaciones u organizaciones que luchan contra el cáncer, con el fin de que las tapas sean cambiadas por recursos económicos para enfrentar la enfermedad.

Incluso, con frecuencia veo en redes mensajes que invitan a recolectarlas y donarlas:

Una feliz realidad

Con toda honestidad, siempre pensé que se trataba de una leyenda urbana, pero resulta que no: sí se puede combatir el cáncer con taparroscas, o al menos ayudar a dar el primer paso para que, quienes enfrentan la enfermedad, puedan pagar el tratamiento.

Aunque existen muchas fundaciones y empresas que se encargan de la recolección de estas pequeñas tapas de plástico, tuve la oportunidad de platicar con Maru Castillo, quien es miembro de la Asamblea General de Asociados Fundadores de Proayuda a Niños con Cáncer Luz de Vida, A.C., para entender mejor cuál es la finalidad de juntarlas.


“Así como decimos que el cáncer es multifactorial, también decimos que la ayuda debe ser muy variada. Es un conjunto de herramientas, y una de ellas es justo la recolección de tapitas, que tiene una doble función: por un lado, apoyar a estos pequeños. Y la otra, muy importante también, es el cuidado del ambiente”.

Maru Castillo
Miembro de Fundadores de Proayuda a Niños con Cáncer Luz de Vida A.C.


¿Con tapitas basta para el tratamiento?

“El tratamiento es muy costoso. Con las tapitas no se podría, porque aparte está la logística… es un poco complicado, pero considerando que son varias cosas las que manejamos (en esta campaña), pues sí es funcional. Tenemos un gran grupo de gente colectando las tapitas, las traen y nosotros las entregamos a un reciclador y ellos nos dan un recurso a cambio… como un donativo”, me explica Maru.

Si la idea es reciclar plástico, pensé en que hacerlo con PET puede servir todavía más, así no sólo entregas las tapitas, sino toda la botella completa; sin embargo, Maru me dice que esto no puede ser posible. ¿La razón?

“Aquí lamentablemente el límite es el espacio. No tenemos tanto como para tener muchos contenedores, pero así como esa medida, tenemos ya la opción del vidrio. La empresa Crisa viene por el material, nosotros los recolectamos y ellos vienen por los contenedores, se los llevan y luego nos hacen un donativo, ya sea en medicamento o en producto mismo, el cual nosotros podemos convertir en dinero”.

Voluntarios contra el cáncer

Activistas de la lucha contra el cáncer juntan las taparroscas y las llevan a empresas recicladoras, quienes a cambio entregan un donativo. MAYTE BAENA / PERIPLO

Pues bien, la idea no es sólo juntarlas y ya, pues muchas veces dependiendo del estado en que son entregadas es que el precio varía y como la idea es juntar lo más posible debido a que un tratamiento es sumamente caro, te dejo unas recomendaciones para que puedas poner tu granito de arena:

  1. Lava bien las tapitas que juntes; ayudará a optimizar el tiempo de reciclado y las liberas de cualquier otro material que no sea plástico. Así, el impacto del reciclaje es mayor… igual que el pago.
  2. Procura separarlas por color, así las recicladoras pagarán mejor por cada kilo recibido (digamos que te remuneran el trabajo que les ahorras).
  3. Ubica el lugar donde puedes entregarlas.

¿Dónde entregarlas?

Luz de Vida A.C. está ubicada en calle Cascada 620, en la colonia Banjidal, de la Ciudad de México. A través de su página web o de sus redes sociales, como Facebook, puedes conocer la ruta que te llevará al sitio para poder entregar tu donativo.

Aclaro: no existe una cifra exacta de tapas recolectadas que permita pagar la quimioterapia de un paciente con cáncer, ya que cada uno tiene necesidades diferentes, aunado a que el precio pagado por cada kilo de plástico puede variar.

Por ello, lo recomendable es no dejar de llevar a cabo esta acción e invitar a más personas a realizarla.


“Ésta es una campaña de concientización. Si tú juntas la tapita en lugar de tirarla a la basura, estás ayudando al planeta de alguna manera y además estás apoyando a una fundación cuyos recursos, que se generan por esas tapitas, nos hacen más fácil el tratamiento de los niños”.

Maru Castillo
Miembro de Fundadores de Proayuda a Niños con Cáncer Luz de Vida A.C.


Ayuda que cuesta poco y vale mucho

Por otra parte, con el fin de ayudar a que las familias de los pacientes no se sientan desamparadas, Luz de Vida vende algunos productos, tales como mazapanes, mediante los cuales los padres de un menor con cáncer pueden hacerse de recursos.

Si quieres apoyar y te ofrecen un mazapán con este logo, no dudes en comprarlo:

Mazapan

Mazapán de ayuda.

 

Si quieres hacer algo por los pequeños con cáncer, acércate a la fundación, dona si está en tus posibilidades, junta tantas tapitas como te sea posible o hazte voluntario.

Aquí te dejo los datos de Luz de Vida:

Cascada 620, Colonia Banjidal, delegación Iztapalapa, Ciudad de México.
Teléfonos: (55) 5243-7695 y 01-800-987-5176.
E-mail: [email protected]

Y si aún tienes dudas, checa este video para ver cuál es su labor:

 

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
3 visitas hoy