fbpx

INEGI dio a conocer sus estadísticas de homicidios y el sexenio anterior fue el más violento

0
Compartir

SI ALGO HA DEJADO la delincuencia en México, es una ola de asesinatos que además han rotó récords en las cifras y de hecho, el INEGI acaba de compartir sus estadísticas relacionadas con el número de homicidios en el 2018 y la verdad, da miedo.

En los últimos años, los asesinatos y muertes violentas se han incrementando de forma brutal, a tal grado que no se comparan en nada a lo que veíamos hace menos de 15 años.

Incremento de Homicidios en 2018

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), dio a conocer las estadísticas preliminares, a nivel nacional y por entidad federativa, de los homicidios registrados en el país durante 2018.

En primera instancia, es de sorprender, que durante el año anterior, se registraron 35 mil 964 homicidios en México, es decir, una razón de 29 asesinatos por cada 100 mil habitantes.

Sexenio violento

Mucho se le critica al ex presidente Felipe Calderón por su guerra contra el narco y la cantidad de asesinatos registrados durante su sexenio, pero de hecho, fue durante la administración de Enrique Peña Nieto que se registraron más homicidios.

El periódico El Universal se dio a la tarea de hacer una sumatoria de los homicidios registrados en los últimos tres sexenios. Durante el mandato de Vicente Fox se registraron 60 mil 200; con Calderón 121 mil 600 y con Peña Nieto 156 mil 437.

FOTO: TWITTER

Estados con más asesinatos

Hablando específicamente del sexenio de Peña Nieto, los cinco estados que registraron más homicidios fueron el Estado de México con 17 mil 891; Guerrero con 13 mil 979; Chihuahua 12 mil 421; Jalisco 9 mil 564 y Guanajuato con 9 mil 482.

En cuanto a los territorios mexicanos que presentaron menor índice de homicidios en el sexenio anterior, se encuentran: Yucatán con 328; Aguascalientes 348; Campeche 465; Tlaxcala 631 y Querétaro con 949 casos.

FOTO: SHUTTERSTOCK

Como acabas de ver, son cifras muy alarmantes que hablan de la violencia que se vive en México, esperemos que durante el gobierno actual estos números se modifiquen y disminuyan los homicidios.

Notas relacionadas

¿Crees que los burócratas son una lata? Una senadora ejemplar nos demuestra lo contrario

0

LA SENADORA VANESSA RUBIO atesora en su oficina portarretratos donde aparece con su esposo Agustín Orihuela; con el presidente Enrique Peña Nieto; con el ex candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade; con el ex presidente colombiano Manuel Santos, y con la reina Máxima de los Países Bajos.

Pero hay una fotografía que sobresale por su tamaño y por estar colgada en un lugar privilegiado del despacho. Se trata de una imagen cenital, en blanco y negro, de la Escalera de la Emperatriz, ubicada en el ala norte del Palacio Nacional.

La primera subsecretaria de la SHCP

Además de ser una obra arquitectónica que desafía la gravedad —los escalones dan la impresión de estar suspendidos en el aire— la escalinata mandada a hacer por Maximiliano de Habsburgo tiene un significado especial para la legisladora: conduce a la oficina de la Subsecretaría de Hacienda y Crédito Público, cargo que ella desempeñó entre septiembre de 2016 y enero de 2018, con lo que se convirtió en la primera mujer en ocupar dicho cargo.

Internacionalista y economista, Vanessa Rubio Márquez es la única mujer que ha sido tres veces Subsecretaria de Estado. Amante de la artesanía, del yoga y de los anteojos —revisamos las fotos en su cuenta de Twitter y logramos contabilizar más de veinte pares de lentes, todos de armazón grueso—, la senadora ha emprendido una campaña para dar visibilidad al trabajo de los servidores públicos.

Revalorar el servicio público 

Desde el 1 de septiembre, fecha en que inició la LXIV Legislatura, Vanessa Rubio se ha dado a la tarea de entrevistar a los trabajadores del Senado de la República —administrativos, de vigilancia, de intendencia, etc.— en el entendido de que es necesario revalorar el servicio público. En su cuenta de Twitter, la legisladora trasmite cápsulas en las que subraya que la buena marcha del país depende de miles de funcionarios que, día a día, hacen su trabajo de manera institucional.

—¿Hacia dónde tenemos que caminar para valorar mejor el servicio público en México?

—Yo creo que un elemento muy importante de cualquier país con instituciones es tener un servicio público de carrera y que sea un servicio fuerte y bien preparado. Si lo que queremos es que haya —como yo creo que es el clamor público— más transparencia, más rendición de cuentas, que no haya excesos y abusos, me parece perfecto y qué bueno que caminemos hacia allá, qué bueno que tengamos un servicio público.
“Cuando yo entré al servicio público, en 1994, apenas la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) nos estaba asesorando de cómo tener un servicio profesional de carrera en nuestro país; yo creo que hemos dado muchos pasos en la dirección correcta, nos hace falta robustecerlo, pero es muy importante que lo tengamos como una institución. Además, es gente de carrera, que se parte el alma trabajando por este país todos los días, y lo han hecho por muchos años y ante muchos gobiernos. Yo creo que ahí la institucionalidad es un elemento bien importante de preservar.”

Los buenos servidores, ¿dónde están?

—La clase política está muy desprestigiada y eso nos ha predispuesto a juzgar mal a todo el que trabaja en el gobierno. Pero, en la vida cotidiana, ¿dónde podemos ver el trabajo de los buenos servidores públicos?

—Yo creo que lo podemos ver con un policía. Todo mundo habla y dice: “Cuídate de los policías, pero yo estoy segura que la mayoría son hombres y mujeres que se levantan todos los días a trabajar por su país. Lo puedes ver en las personas que te hacen favor de recoger la basura en tu casa; lo puedes ver en el trabajador de la CFE que hace mantenimiento para que tengas luz en tu casa; o alguien de aguas que te está llevando el líquido a tu hogar o a tu oficina.
También lo puedes ver en la gente que está involucrada en las finanzas públicas de un país. Es un trabajo que no se ve, pero que permitió que nuestra moneda haya podido sortear la volatilidad financiera internacional y esto requiere de trabajo técnico que implica a muchos servidores públicos; hay servidores públicos que se levantan todas las madrugadas a ver cómo están los mercados de Europa, cómo cerraron los mercados de Asia, y que hacen planteamientos para que podamos prolongar el plazo de nuestra deuda y tengamos mejores condiciones a menores tasas.”

La corrupción

—Lamentablemente, los casos de corrupción manchan a todos por igual…

—El servicio público está en todos lados, pero a veces no lo vemos y, en efecto, desgraciadamente hemos tenido malos servidores públicos, que son muy visibles y que entonces se tiende a generalizar. Sin embargo, creo que la gran mayoría son gente de bien, hombres y mujeres que todos los días se levantan a tratar de servir a su país de la mejor manera posible.

—¿No cree usted que ese desprestigio también se debe a que los políticos hacen demasiadas promesas que después no se traducen en mejoras en las condiciones de vida de la población?

—Eso lo platicaba yo con algunos colegas en un foro internacional al que fui hace algunos meses y nos preguntábamos: “¿Cuál es la diferencia entre servidor público y político?”, y yo creo que sí la hay. El político yo creo que busca una posición de poder, mientras que los servidores públicos son gente que da viabilidad a un gobierno en su operación cotidiana. Aquí en el Senado tenemos el caso de una trabajadora que tiene 60 años de labor, pues ha servido a cualquier cantidad de gobiernos. Esto se llama institucionalidad, es gente que está en el escritorio sacando el trabajo, haciendo propuestas y, sobre todo, siendo muy leal a este país.
La senadora Vanessa Rubio destaca la labor diaria de los servidores públicos que te llevan agua o luz a tu casa.

Oposición en tiempos de Morena

Después de 24 años de trabajar en el poder Ejecutivo, Vanessa Rubio ahora incursiona en el Poder Legislativo, y lo hace en una coyuntura compleja, pues su partido tiene la bancada más pequeña de su historia, el PRI arrastra un desprestigio que le costó una de las votaciones más bajas y tienen frente sí a una aplastante mayoría del partido del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Trayectoria de altura

Vanessa Rubio ha sido subsecretaria de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional, en la Secretaria de Desarrollo Social.
Subsecretaria para América Latina y el Caribe, en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).
En la Secretaría de Hacienda y Crédito Público fue titular de Asuntos Internacionales.
Gobernadora de México ante el Banco de Desarrollo del Caribe.
Gobernadora ante el Banco Centroamericano de Integración Económica.
Gobernadora ante la Corporación Andina de Fomento (CAF).

 

—¿Qué significa ser oposición en los tiempos de la Cuarta Transformación?

El PRI ha sido oposición durante muchos años, lo ha sido en el Ejecutivo (entre 2000 y 2012), pero también en el Legislativo, desde los años 90. Ahorita estamos en una situación distinta, somos pocos Senadores, somos 15, y creo que lo que se tiene que hacer es un trabajo muy serio, un trabajo muy disciplinado de levantar la voz cuando no esté de acuerdo, de apoyar cuando estemos de acuerdo, y de construir trabajo conjunto cuando tengamos un objetivo común.
México después de esta elección quedó muy fracturado y lo que necesitamos es hilvanar ese México que todos queremos y que queremos que tenga un rumbo fijo. Ya pasaron las elecciones, a veces se nos olvida y pensamos que estamos en el entorno electoral todavía. Ya pasaron y sabemos en democracia los mexicanos definir nuestras opciones políticas. Lo que necesitamos ahora es trabajar por el país construyendo aspiraciones conjuntas.

¿Cómo queda la marca PRI?

—La marca PRI quedó muy desgastada después de la elección. ¿Cómo trabaja la bancada priista en el Senado para volver a ser una opción viable?

—Gobernar significa desgaste, y cuando uno gobierna priorizando el bien común, y hablo de las Reformas Estructurales, siempre va a implicar un desgaste. El instrumentar las reformas Educativa, Energética, Financiera, Fiscal, del Estado de derecho, tiene un desgaste y, al final del día, creo que ese desgaste bien asumido cuando estás seguro que hiciste las reformas correctas en la dirección correcta, yo creo que eso hay que defenderlo y avanzarlo.
“Por el otro lado, es criticable cualquier acto que tenga que ver con falta de rendición de cuentas, corrupción, con un mal ejercicio del poder y de la actividad pública. En ese sentido yo creo que todos los mexicanos están exigiendo a través de redes sociales y otras fuentes adicionales a todos los que tienen el poder, pues que lo ejerzan de manera adecuada, con los pesos y contrapesos que lo tienen que ejercer.
Esta bandera fue tejida a mano y le fue obsequiada a la senadora Vanessa Rubio, durante una visita a Paraguay.
“Yo creo que siempre de cualquier coyuntura salen oportunidades. Yo creo que los partidos tienen que repensarse a sí mismos y tienen que ofertar nuevas propuestas y nuevas soluciones a las demandas ciudadanas de hoy en día; por ejemplo, hoy la gente quiere a servidores públicos y a políticos más frescos, que hablen más claro, que digan las cosas con menos pose. Entonces, pienso que lo que tenemos que hacer es trabajar, ser sinceros y cuando los mexicanos alcancemos a hilvanar estas diferencias que se han exacerbado tanto y que a mí me preocupan, yo creo que podemos tener horizonte de qué tipo de México queremos y cómo podemos trabajar todos juntos.”

Respetuosa del nuevo gobierno

—¿Cómo leen en la bancada del PRI la llamada Cuarta Transformación?

—Cada gobierno le imprime un sello de expectativa y hasta de cómo quieres que le nombren a tu proyecto. En su momento se hablaba mucho de la gran transformación de México por el efecto de las reformas; ahora se está hablando de la Cuarta Transformación. Yo simplemente soy respetuosa del nombre que cada quien le quiera dar, yo en 23 años he servido a cinco Presidentes y yo creo que es bien válido que cada quien le ponga el nombre que quiera a su proyecto.  Más allá del nombre, en lo que hay que estar muy vigilantes es de las políticas, de los resultados y de cómo podamos avanzar en lo que queremos los mexicanos que es derechos para todos, derechos a la alimentación, a la seguridad social, a la salud, a la vivienda, a los servicios a la vivienda, derechos a la seguridad, y eso es lo que todos los mexicanos queremos ver más allá de cómo se llame el proyecto.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *