Alumnas de la UNAM crean plástico biodegradable con mango y nopal

Al mezclar cáscaras de mango con limón y nopal, se obtiene el plástico biodegradable.
Ricardo Legorreta
Experience Maker
07.06.2019
Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto 32 segundos

ESTAMOS VIVIENDO una crisis ecológica como en ningún otro tiempo, por lo que es necesario realizar actividades que beneficien el medio ambiente y esto lo saben muy bien alumnas de la UNAM que desarrollaron plástico biodegradable con cáscaras de mango.

Gracias a esta innovación, se pueden hacer popotes y bolsas que no contaminen y se conviertan en un problema grave para nuestro planeta, ya que el exceso de residuos nos afecta demasiado.

Plástico biodegradable

Itzel Paniagua Castro y Alondra López López, alumnas del sexto semestre del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Oriente, de la Universidad Nacional Autónoma de México, crearon un bioplástico a partir de la cáscara de mango  y está destinado a la producción de popotes.

Se eligió el mango porque tiene gran cantidad de celulosa y polifenoles, sustancias que evitan el crecimiento de hongos. Además, tiene buen aspecto, elasticidad, dureza, vida útil y degradación.

Este plástico es capaz de degradarse en un tiempo de entre cuatro y seis meses./FOTO: SHUTTERSTOCK

Proceso de producción

El plástico ecológico se produce de forma relativamente sencilla, pero requirió de un año de investigación. Se deben mezclar los residuos de cáscaras de mango con agua y almidón para obtener una masa.

También se agrega limón para evitar la oxidación y dar un aspecto más firme y a la vez flexible. Otro ingrediente fundamental es la baba de nopal, ya que ayuda a que el plástico biodegradable resista más tiempo sumergido en agua.

Un popote de este material dura 30 minutos sumergido en refresco./FOTO: UNAM

Satisfacción educativa

Benjamín Barajas Sánchez, director general del CCH, mencionó: “sabíamos que los mejores promedios del Colegio los tienen las alumnas, pero ahora se refrenda porque también en investigación ocupan los primeros lugares”.

Por su parte, la estudiante Alondra López comentó que la idea surgió cuando estudiaban en la Unidad de Polímeros y se plantearon: “¿por qué no hacer algo que pueda ayudar al medio ambiente, y que nos beneficie a todos? y de ahí con trabajo llegamos al final”.

FOTO: UNAM

La producción del plástico biodegradable comenzó como parte del Concurso Universitario “Feria de las Ciencias, la Tecnología y la Innovación», que dio el primer lugar a las alumnas y ahora esperan el apoyo de la UNAM para su comercialización.

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
2 visitas hoy