fbpx

Estambul no se olvida de sus gatos durante la cuarentena

Share

Los gatos y perros callejeros pueden ser unos de los más afectados debido a la pandemia y no precisamente por el contagio. Ellos se alimentan de la caridad de las personas o de lo que logran encontrar en las calle o afuera de los restaurantes.

La gran cantidad de gatos callejeros que deambulan por las calles de Estambul (Turquía) también están viviendo las consecuencias del coronavirus.

El cierre obligatorio de los restaurantes priva a los perros y gatos callejeros de las sobras y de los cubos de basura donde suelen agruparse. Los habitantes y los comerciantes no salen de casa para alimentarlos.

Gatitos Felices.

Sin embargo grupos de trabajadores municipales alimentan a estos gatos para ayudarlos a soportar la pandemia. Las autoridades de Estambul distribuyen cada día una tonelada de comida para gatos y perros.

El pasado jueves 9 de abril varios trabajadores fueron fotografiados alimentando a los gatos callejeros en la plaza Sultanahmet mientras la propagación del coronavirus continúa en Estambul.

Foto: Reuters

“Incluso antes de este coronavirus, como municipio de Estambul, nos ocupábamos de los animales callejeros”, afirma Tayfun Koo, un trabajador del servicio veterinario del ayuntamiento de Estambul.

“Y continuamos nuestro trabajo bajo todas sus formas”, dando alimentos, consultas y vacunas y procediendo a esterilizaciones.

Foto: Reuters

A pesar de la desgracia los gatos siguen paseando libremente por las calles de Estambul y recibiendo comida de algunas personas también. En otras partes de Europa, las autoridades están empezando a tomar conciencia de la situación de los animales vagabundos.

Con el confinamiento nacional en España, el 14 de marzo, las autoridades madrileñas cerraron las 125 hectáreas del Parque del Retiro donde vivían unos 270 gatos. Al principio prohibieron la entrada de los voluntarios, pero al final el ayuntamiento les permite entregar comida a los guardas del parque, que la distribuyen.

Related Posts
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *