Fuimos al Force Fest, un evento cubierto de lodo y cancelaciones

Uno de los festivales más esperados del año dejó mal sabor de boca entre los asistentes.
Mayte Baena
Experience Maker
08.10.2018
Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto 10 segundos

Y DE PRONTO UN BUEN DÍA SE DEVELA EL CARTEL de un festival al aire libre, o como bien se conoce a nivel mundial, un Open Air como nunca se había visto en México. Un cartel que aunque tenía la intención de ser únicamente de puro metal, incluyó punk, grunge y hasta rock nacional. Sin duda era un deleite para todos los amantes de la música.

Es más, anteriormente te informé a detalle cómo sería este evento tan esperado, pues como si de un festival europeo se tratara, los asistentes podríamos llegar hasta un día antes, asistir a los conciertos, acampar y despertar al siguiente día en el mismo sitio donde éste se llevaba a cabo. Era algo así como Avándaro, pero bajo otro contexto. Era imperdonable perderte un evento de esta magnitud.

Punk rock gif

Aquellos que compraron el acceso VIP tuvieron la oportunidad de arribar desde el viernes 5 de octubre para que no sólo llegaran a tiempo, sino que además pudieran disfrutar de algunas bandas, las cuales estaban contempladas a partir de las 5 de la tarde. Lo malo es que únicamente tocaron dos (A.N.I.M.A.L y Brujería) y comenzaron ya entrada la noche.

Las primeras quejas 

El primer día de este festival por fin había llegado. El sábado 6 de octubre los metalheads comenzaron a llegar al Campo de Golf ubicado en Teotihuacán, a tan sólo 15 minutos de una de las zonas arqueológicas más importantes de nuestro país.

A partir de las 7 de la mañana el estacionamiento comenzaba a llenarse de jóvenes ansiosos de vivir una experiencia musical única. Lo malo es que los encargados de dar acceso tan sólo al estacionamiento no pusieron su despertador a tiempo, pues el ingreso demoró hasta dos horas aún cuando se había avisado que sería un ingreso de 24 horas.

Por otra parte, quienes partían de la Ciudad de México gracias al denominado Force Bus tuvieron que esperar cerca de una hora (mínimo) a que los autobuses comenzaran a arribar para después, darse cuenta de que el chofer no tenía ni idea de cómo llegar al recinto. De más está decirte que ellos llegaron más tarde de lo previsto.

Lástima que ellos confiaron en este sistema de transporte, pues la línea de Autobuses Teotihuacán, que parte de la Terminal del Norte, cobraba $75 por pasajero y te dejaban en la puerta del festival. Claro, aplicaba la misma rutina para el regreso.

Los abusivos-abusados

Si tenías ganas de ir al festival y no tenías ni idea de cómo moverte, resulta que podías llegar sin problema a alguno de los puntos de partida. Nadie revisó boletos o algún código que constara que habías pagado tu traslado. 

Incluso al llegar al lugar tu boleto no era escaneado, pues a ojo de buen cubero, los de la entrada revisaban su veracidad y te dejaban entrar. Muchos entraron gratis gracias a este súper sistema de seguridad. 

Además, el personal de seguridad contratado por los organizadores del festival era tan efectivo que en diversas ocasiones pudimos ser testigos de como los más astutos y ágiles brincaban las vallas para gozar de haber comprado un acceso general y al final ver a sus bandas favoritas en la zona de preferente.

Y hablando del acceso, las largas filas fueron otro de los puntos más criticados, pues la espera era de cerca de tres horas, sin contar que preguntabas cuál era tu acceso y nadie te sabía decir la entrada adecuada.

Pero si creías que eso había sido todo, los que asistimos aún tuvimos que enfrentarnos a las enormes filas de los bancos, ya que al igual que en otros festivales, se aplicó el sistema “cashless”, que no es más que el uso de una pulsera electrónica previamente cargada para que con ella, pudiéramos comprar alimentos, bebidas y souvenirs sin la necesidad de tener que lidiar con el efectivo.

Nos quedamos sin dinero 

El problema vino cuando desde el primer día cerca de las 4 de la tarde, el sistema “se cayó”, dejándonos sin comprar algo mediante el uso de la pulsera o tarjeta que también tenía la misma función. Es más, a la fecha cuento con saldo en la misma ya que el proceso de devolución nunca fue claro y, como en todo el recinto, nadie sabía nada.

Si aún contabas con efectivo, este terminó siendo aceptado por todos los comercios. No obstante, si habías planeado hacer la enorme fila del banco una sola vez y recargarla con todo el capital que traías, tenías que esperar a que el sistema regresara y poder saciar tu sed o hambre.

Cuando creímos que no podía ir peor… 

Tláloc se manifestó de una manera tan despiadada que el saldo fue de muchos kilos de lodo, metaleros mojados y varias caídas a consecuencia de la consistencia fangosa que tenía la tierra mojada.

Por supuesto que las relaciones en redes sociales no se hicieron esperar.

Cabe señalar que un mes antes del evento, varios medios de comunicación fuimos invitados a conocer el lugar y, en diversas ocasiones los organizadores nos aseguraron que, al ser una zona seca, la lluvia no aparecería o, de hacerlo, no seria severa, por lo que no era necesario contemplar algo para proteger el piso o colocar más carpas para refugiarnos. So sad

El problema no fue sólo el poderse mover de escenario en escenario para poder disfrutar de las bandas que se presentaban en vivo, pues al salir, muchos autos se quedaron atascados.

¿Y los de camping?

Ahí hubo de todo, desde los que no tuvieron ningún problema debido a que colocaron sus casas en un área con mucho pasto hasta los que terminaron durmiendo en el lodo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Que bonita postal pero que feita experiencia jajajaja #camping⛺️ #forcefest #teotihuacán #frio

Una publicación compartida de Charlotte Contreras (@charlotte17c) el

Y las malas noticias llegaron 

De acuerdo con lo difundido por la promotora, varias bandas habían decidido cancelar su participación a consecuencia de las condiciones meteorológicas. O al menos así lo daban a conocer en sus redes sociales justo cuando la mayoría de los asistentes ya conocíamos qué agrupaciones habían decidido declinar.

Comunicado Force Fest

Los primeros en bajarse del cartel 

De acuerdo con el plan, el turno era para Devil Driver. La banda de groove metal originaria de Santa Bárbara, California, estaba contemplada aparecer en el escenario principal a las 3:10 del primer día del festival. No obstante los argentinos de A.N.I.M.A.L fueron los que deleitaron a los presentes debido a que, de última hora, la banda había decidido cancelar su participación.

Tal fue el caso de otras bandas, incluidas headliners como Lamb of God, Senses Fail Testament y Rob Zombie, quien en ningún momento se pronunció sobre su visita a México aún cuando fue incluido de ultimo minuto en el cartel.

Como de novela 

Desde que este festival fue anunciado, se sabía que sería el último concierto que Slayer daría en nuestro país, por lo que muchos fans se dieron cita para despedirlos como se merecen.

Y como no querían ser opacados por nadie en su concierto de despedida, la agrupación se negó a tocar después de Danzig, banda fundada por Glenn Danzig tras su salida de The Misfitts, quienes se presentaban por primera vez en tierra azteca.

La petición de la banda fue que ellos, por ser más reconocidos y además estarse despidiendo del público mexicano, querían tocar antes que Danzig, aún cuando ambas bandas no se presentarían en el mismo escenario pero sí casi a la misma hora.

Por supuesto, el chisme en Twitter se puso bueno…

Y siguieron las reacciones… 

Muchas cosas salieron mal: poder llegar al recinto, ingresar, recargar la tarjeta para comprar, poder comprar, ingresar a la zona de camping, esperar a que tu casa de campaña no acabara nadando en el lodo y finalmente tener la esperanza de que tu banda no cancelara de último momento.

Fue tanto el descontento por muchos de los asistentes que se hizo una petición a través de la plataforma change.org en donde se incita a los organizadores a devolver el dinero debido a las vicisitudes por las que se tuvo que atravesar.

Hasta el momento se han logrado 3,839 firmas y, más reacciones en redes sociales no se han hecho esperar.

La luz al final del túnel 

A pesar de haber tenido tantas fallas, aquellas bandas que sí se presentaron tuvieron la suerte de contar con un fiel público y un sonido tan maravilloso que incluso los que se encontraban afuera del Campo de Golf pudieron disfrutar de su presentación. 

Este fue el caso de P.O.D, Alice in Chains, Kenny y los Eléctricos, Thermo, Cuca, Stone Temple Pilots, Bush, Slayer, Steel Panther, Phil Anselmo & the Illegals, Scars on Broadway, Dee Snider y System of a Down.

Aquí te dejo una galería para que te des una idea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y como no todo es fail… 

Por supuesto hubo quienes a pesar de todo, quedaron con un buen sabor de boca. Ya después habrá tiempo para poner a remojar los tenis, lavar a conciencia la ropa e ir al doctor, pues esta gripa para algunos bien valió la pena.

¿Habrá una segunda edición? Ojalá sí, pero que esta vez espero tomen en cuenta a quienes somos fieles al metal y adoramos los festivales de música. Please.

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy