Nuestras mascotas ya pueden donar sangre y con ello salvar a otros peludos

Perros y gatos pueden donar y ayudar a otras mascotas, además de conocer qué tipo tienen.
Mayte Baena
Experience Maker
19.04.2019
Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto 10 segundos

DONAR SANGRE ES ALGO COMÚN y salva muchas vidas, por lo cual muchos de nosotros hemos tenido que acudir al banco de sangre, ya sea para ayudar a un paciente o sólo porque somos muy altruistas. Pero, ¿sabías que tu mascota también puede ser donador?

No leíste mal. En la Ciudad de México se encuentra el único banco de sangre para mascotas del país y la contribución de un perrito o gato puede ser de gran ayuda para otras mascotas más.

Ayuda para todos

Desafortunadamente, la donación de sangre para mascotas es algo nuevo y puede que para algunos sea algo descabellado o sientan que ponen en peligro a su mejor amigo; sin embargo, el poder conocer el estado de salud de nuestras mascotas a través de una muestra sanguínea, así como el tipo de sangre que perros y gatos tienen, podría salvarles la vida.

No hace mucho tuve la oportunidad de meterme hasta el Banco de Sangre del Hospital Veterinario de la Universidad del Valle de México (UVM), el único que tenemos de este tipo y que, dicho sea de paso, hace un excelente trabajo.

Ella es Sasha, una perrita mestiza que acudió al Banco de Sangre de la UVM para donar su sangre y ayudar a más mascotas./FOTO: PERIPLO

Para conocer cada detalle

Al ingresar a las instalaciones de este banco de sangre me recibe el Médico Veterinario Zootecnista José Antonio Ruiz Remolina, quien no sólo es Director de dicho hospital, sino que además es el responsable de la operación de este lugar tan nuevo como interesante.

“(Un banco de sangre canino) funciona muy similar al de humanos. Donar es algo muy similar, esperamos pacientes en ayuno y colectamos una bolsa de sangre de las mismas dimensiones de las que se hace en humanos, esto en caso de los perros. En el caso de los gatos sí tenemos una variación pensando en que se necesita colectar mucho menos volumen (…) Lo que se hace es que colectamos, separamos con ayuda de una centrífuga y un separador de plasma y de ahí podemos terminar con un concentrado de eritrocitos, un plasma congelado y hasta un concentrado de plaquetas”.

La sangre de los gatos se colecta en bolsas más pequeñas y se clasifica según el tipo que tengan./FOTO: PERIPLO

A grandes rasgos, el doctor Ruiz me explica cómo es el proceso de recolección sanguínea para mascotas pero, ¿en realidad es importante? Resulta que sí y esto también nos ayuda a conocer el tipo de sangre que tiene nuestro perrhijo o gatijo; así, si se presenta una urgencia médica, es más fácil auxiliarlo y ponerlo a salvo.

“Mientras los propietarios buscan más atención para sus mascotas, se va asemejando mucho a lo que se hace en medicina humana y, en este caso, la medicina de transfusión pues hace lo mismo. Una unidad de sangre ya separada nos puede servir para atender pacientes con diferentes tipos de anemias; pacientes con deficiencia de proteínas o, en el caso de cachorros, para atender enfermedades como parvovirus”.

Seguro debes estar preguntándote si los tipos de sangre en perros y gatos es igual a la de los humanos, pues esto es lo que el doctor Ruiz tiene que decirnos al respecto:

“En el caso de los perros hay diferentes marcadores, pero los más importares se clasifican como un grupo DEA, por sus siglas en inglés, o Antígenos de Eritrocitos Canino, siendo los más relevantes el 1, el 3, el 4, el 5 y el 7. Un perro puede tener varios marcadores al mismo tiempo. Los gatos sólo pueden ser A o B y muy rara vez son AB”.

La colecta

Al banco de sangre llega Sasha, una perrita mestiza que cuenta con los requisitos para ser donadora. Al ingresar, el personal docente del hospital, así como estudiantes perfectamente capacitados, la reciben para comenzar el procedimiento. Se necesitan las plaquetas de Sasha para salvar la vida de un perrito.

Previamente se determinó que Sasha es una perrita sana y que puede ser donadora sin ningún problema. ¿Qué ocurre después? La paciente recibe los medicamentos preanestésicos que la protegerán de la anestesia, la cual es un gas que será introducido por su traquea.

Una vez que la preanestesia es introducida, es momento de colocarle suero para que nada le pase.

Sasha está lista para ser anestesiada./FOTO: PERIPLO

Aunque está nerviosa (¿y quién no lo estaría?) es hora de colocar la anestesia para que se relaje y pueda ser colectada la sangre de su yugular (de ahí la importancia de que esté en total calma).

La manguera que suministra el gas anestésico ha sido introducida en la traquea de Sasha y la sangre se colectará de su yugular./FOTO: PERIPLO

A Sasha no le ocurrirá nada, pues con todo cuidado se introduce la manguera que suministra el gas para dormirla, al tiempo que le son colocadas gotas en los ojos para que no se resequen, pues es difícil que sus párpados queden cerrados al 100 por ciento.

Tres minutos después, el equipo del Hospital Veterinario logra colectar la cantidad de sangre necesaria para tipificarla y también le toman pequeñas muestras que servirán para conocer el tipo de sangre de Sasha, así como otros estudios que darán como resultado un expediente clínico completo.

El personal en todo momento cuida al donador para que esté en óptimas condiciones./FOTO: PERIPLO

Si no lo veo, no lo creo, pues mientras la sangre va a la centrifugadora, Sasha recibe la atención necesaria para ir despertando; no requerirá de hospitalización y ella saldrá por sí misma 15 minutos después de haber donado.

Así se recupera Sasha luego de donar su sangre./FOTO: PERIPLO

El primer ciclo permite separar los eritrocitos y el plasma con plaquetas de Sasha, mientras que una segunda vuelta permitirá dejar una bolsa con plasma puro que servirá para otro perrito.

Así, la sangre de Sasha, que ha quedado dividida en tres bolsas diferentes, podrá salvar a otras mascotas.

Si quieres conocer el tipo de sangre de tu perro o gato y además quieres que sea donador, estos son los requisitos:

Perros

  • Ir en ayuno.
  • Hembras sin estar en celo.
  • Tener un peso de 27 kilos para arriba.
  • No muy delgados ni obesos.

Gatos

  • Peso de 5 kilos en adelante.
  • Acudir en ayuno.
  • No en celo.

Este servicio no tiene ningún costo y, si por alguna razón tu mascota necesita una transfusión y el hospital no cuenta con una reserva para salvarlo, entonces podrás llevar al donador y esperar por la bolsa que contenga el líquido que tu veterinario haya solicitado. Recuerda que la sangre extraída puede separarse en tres.

Hospital Veterinario UVM 

Dirección: Calzada de Tlalpan #3058, Col. Santa Úrsula Coapa, alcaldía de Coyoacán, Ciudad de México. Dentro de las instalaciones de UVM Campus Sur, Sede Coyoacán.

Teléfono: 5599-2626

Horario de atención: lunes a viernes, de 09:00 a 18:00 horas, y sábados, de 10:00 a 14:00 horas.

Citas: click aquí

WEB

Facebook

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy