9 tips para enfrentar el difícil reto de lavar la ropa

¿Ya te acabaste el suavizante y tus prendas siguen sin oler rico? Te damos la fórmula para obtener un mejor resultado.
Avatar
Experience Maker
11.08.2018

SI ERES SOLTERO o apenas empezaste a vivir solo, te habrás dado cuenta que el olor de la ropa no depende únicamente de su lavado. Actualmente existen detergentes (en polvo, en gel o líquidos), suavizantes, quitaolores, quitamanchas, protectores y tintes, y aunque tal vez parezca confuso, un buen proceso de lavado no es nada del otro mundo.

Empezamos:

  1. Si tu prenda tiene alguna mancha que crees que pueda ser difícil de quitar y pueda generar malos olores, te sugiero que antes de lavarla la dejes en remojo con un poco de cloro, vinagre y agua oxigenada. Si tienes oportunidad de usar bicarbonato de sodio, el resultado podría sorprenderte
  2. Antes de su lavado, intenta rociar tu ropa con algún aceite esencial de tu preferencia. Usa un atomizador para que quedé bien distribuido y no manche.
  3. Después de su lavado normal, enjuaga muy bien tu ropa y usa un suavizante diluido cuyo aroma te guste. Este producto no se enjuaga, y es el último paso del lavado. Sin embargo, ¡no abuses con las cantidades!
  4. Ya sea que uses lavadora o laves a mano, no permitas que la ropa se quede húmeda cuando esté acumulada, ésta es una de las principales razones por las que huele mal. Cinco minutos pueden ser suficientes para generar esta condición que puede pasar desapercibida para ti, pero no para otras personas.
  5. De igual forma, en el lavado no mezcles prendas secas y húmedas, a estas últimas debes permitirles secarse bien.
  6. En caso de usar lavadora, cuida también la limpieza de ésta, ya que acumula suciedad y pelusas que contaminan tus prendas. Lo ideal es lavarla cada mes, y puedes programar un ciclo únicamente con agua caliente y vinagre para su aseo. También, después de cada uso permite que se seque perfectamente antes de cerrarla
  7. Lo ideal para la ropa recién lavada es dejar que se seque al sol, pero también debes procurar que no se exponga demasiado, ya que las fibras pueden dañarse. Si no tienes las posibilidades de secarla al sol, puedes dejarla a la sombra, cuidando también que no reciba malos olores del ambiente
  8. Relacionado con puntos anteriores: ¡no guardes ropa húmeda! Así sea una pequeña superficie que no haya secado bien, es mas que suficiente para generar un olor desagradable en toda la prenda.
  9. Una vez guardada, y sobre todo si no piensas usarla en un tiempo, coloca aromatizantes en el cajón o closet.Pueden ser barras de jabón de tu aroma favorito, ambientadores en spray o sólidos, o hasta clavos de olor, y cámbialos periódicamente

Con estos consejos, pronto notarás que tus prendas adquieren ese olor a limpio y fresco que te harán sentir bien cada que las uses.

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy