fbpx
Young man with beer
Young man with beer

5 cosas que no debes hacer al beber una cerveza

Beber cerveza no es cosa del otro mundo, pero, ¿la estamos ingiriendo correctamente?
Avatar
Experience Maker
08.02.2019
Tiempo aproximado de lectura: 55 segundos

AUNQUE ESTEMOS EN PLENO invierno, el Sol se ha negado a bajar su intensidad y parece que la primavera se ha adelantado, por lo que buscamos bebidas refrescantes que nos ayuden a saciar la sed y sentirnos más frescos. ¿Apeteces una cerveza?

 Seguramente la respuesta es sí y, como a mí se me hace agua la boca de tan sólo pensar en su deliciosa espuma no quiero meter la pata y me puse a averiguar todo sobre este delicioso refresco de cebada.

Aprendiendo de los mejores

Anteriormente te contamos sobre la Cervecería 5 de Mayo, una microcervecería ubicaba en el corazón de Atlixco, Puebla, que cuenta con tres cervezas artesanales irresistibles: Saga, Osadía y Serdán.

Obvio que ya estando en el lugar de origen y sumergidos en el exquisito aroma que la cebada tiene, le preguntamos a Carlos Bencomo, socio fundador de este lugar, ¿qué es lo que no debemos hacer al momento de destapar una botellita refrescante de cerveza artesanal… y hasta de cualquier otra?

Saga, Osadía y Serdán son los tres productos de línea de la cervecería 5 de Mayo./ FOTO: PERIPLO

Carlos, quien nos acompañó con una cerveza Serdán, nos dejó cinco cosas que son imperdonables al momento de disfrutar esta bebida. Así que toma nota y conviértete en un experto en esto de la chela.

1. No tenerlas al Sol

No hay peor forma de matar una cerveza que poniéndola al Sol, y no es tanto que lo diga yo, que odio la cerveza caliente (¿y quién no?), sino que justo es la forma en la que Carlos inicia con este tipo manual para cuidar nuestra bebida.

“El principal enemigo de una cerveza es la luz. Si ven, la mayoría de las cervezas vienen en envases ámbar o verde oscuro precisamente porque la luz no les va bien.”

2. No forzar el enfriamiento

Aunque te urja tenerlas bien muertas para recibir a los invitados o para refrescarte, lo importante es nos forzar el enfriamiento, ya que con ello puedes afectar su sabor.

“Sé que a veces hay ansiedad por probarla y la metemos al congelador, pero es mejor el sistema de agua-hielo para enfriarlas. Es un poquito más lento, pero es más homogéneo.”

Si de temperatura perfecta hablamos, seguro escuchaste que mientras más frías estén sean mejor. Pues eso no es del todo en serio.

Sea cual sea el estilo de la cerveza que estés por beber, no debe tener una temperatura menor a los -4 o -5 grados centígrados, pues si llega a ser menos, el sabor cambia.

3. No tirarla

Quizá este puede ser el punto más importante, y es que, suponiendo que ya tengas bien fría tu cerveza y hasta estés ansioso por probarla, lo peor que te puede pasar es que termine en el piso.

“Son nueve años de maldición si la tiras.”

4. No ser prejuicioso

Aunque tengas una marca favorita y a veces la cerveza artesanal no sea lo tuyo porque incluye ciertos ingredientes que te parezcan extraños, no debes cerrarte a la posibilidad de probar cosas diferentes. En una de esas su sabor conquista tu paladar y ganas otra bebida que le vaya bien a algún alimento.

“Vale la pena probarla, entenderla, catarla e informarse sobre la cerveza. Ahorita hay muchas publicaciones y aplicaciones para saber los estilos de cerveza. Antes de beberla, léanla para no prejuzgarla.”

5. No subestimarla

Hablando de las cervezas artesanales y la inclusión que tienen de diferentes ingredientes, si es que al probarla no resulta de tus favoritas, trata de no catalogarla como una cerveza mala, así como tampoco no subestimes su sabor, puede sorprenderte.

“Hay un trabajo detrás de mucha gente, de mucha tecnología, tan grande como la de otras bebidas.”

El pilón

Aquí puede que entremos en una enorme controversia, pues si vamos a un bar podemos pedir una cerveza y beberla directo de la botella o agregarle algo.

¿Se te antoja alguna de estas?

  • Michelada.
  • Cerveza cubana.
  • Gomichela.
  • Clamachela.
  • Cerveza de sabores (mago, tamarindo, mora, etc.).

Sí, en gustos se rompen géneros, pero, de acuerdo con lo expresado por nuestro maestro cervecero, aquí te va un consejo extra.

“Es su gusto, es su cerveza, ya van a pagar por ella y pueden hacer lo que quieran, pero, en mi punto de vista, no le agreguen cosas que van a distorsionar su sabor, a menos que sea una cerveza muy baja en sabor, muy baja en densidades, pues bueno, pueden añadir agua mineral, mejor.”

Información que cura

Si por alguna razón eres de los que odian la espuma y se la quitas porque guácala, toma en cuenta que esta se sirve como una forma de proteger nuestra bebida, pues evita que se oxide al estar en contacto con el aire y preserva su sabor.

Y hablando de cómo se sirve, trata de evitar hacerlo en un vaso de unicel o peor, en una taza para café.

Si está en tus posibilidades, elige una copa que permita disfrutar las notas que la componen. Del mismo modo, hay vasos con el grosor adecuado para mantener su temperatura y, si no tienes ninguna de estas, pero sí una copa de vino, también puedes usarla, pues te ayudará a identificar perfectamente su aroma y sabor.

Estas también son excelentes opciones para servirlas:

  • Jarra: ideal para cervezas ale inglesas, stout o ale escocesas.

El grueso del vidrio del tarro o vaso ayuda a mantener la temperatura de la cerveza./FOTO: SHUTTERSTOCK

  • Tubo: para cervezas altbier y koisch

FOTO: SHUTTERSTOCK

  • Pinta: perfecta para cualquier tipo de cerveza ale británica, porter o stou.

FOTO: SHUTTERSTOCK

  • Pilsner: puede usarse para cervezas del tipo lager.

FOTO: SHUTTERSTOCK

Y ahora que ya sabes como tomar y como no tomar cerveza, ¿brindamos?

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy