fbpx

10 bebés que te sacarán una carcajada por sus pequeños infortunios

Estos bebés graciosos parece que no tienen buena suerte y sufren desafortunados momentos.
Avatar
Experience Maker
05.09.2019
Tiempo aproximado de lectura: 50 segundos

CUANDO SOMOS PEQUEÑOS vivimos momentos únicos que van  impulsando nuestro crecimiento y nos identifican; desafortunadamente hay experiencias embarazosas que nos pueden marcar para siempre, tal es el caso de estos bebés graciosos a los que parece que la vida no los quiere tanto.

Caídas, golpes y sucesos desatinados hacen parecer que estar en el momento justo y adecuado no aplica para estos bebés, cuyo espacio de diversión se convierte en un infortunio que otros aprovechamos para soltar algunas carcajadas.

1. No podrás saciar tu sed

Por más que lo intente, esta pequeña no podrá saciar su sed porque esa llave de agua tiene su chiste y para poder beber necesitas sujetar todo el tempo con tu mano o tener la velocidad de Flash para tomar agua.

2. La curiosidad

Bien dicen que la curiosidad mató al gato y si algo sabemos es que a los bebés les gusta explorar su mundo, pero en esta ocasión no fue la mejor idea y el bebé terminó empapado y quizá un poco ahogado por el agua que entró por todos lados.

3. Un cuento de nunca acabar

A este pequeño le falta un poco más de destreza y no inclinar tanto el recipiente en el que quiere guardar sus pelotas.

4. ¡El cartero llegó!

Distraerte unos segundos marca la diferencia y a este niño le tocó recibir la correspondencia, pero directo en su cara.

5. Trabajo duro

El uso de herramientas no se le da a cualquiera y menos si tienes unos tres años. Este niño se llevó su buen recuerdo de tierra directo en el rostro.

6. Sin miedo a nada

Si algo tienen los bebés es que son unos aventados en la vida y este pequeño no pensó obviamente en las consecuencias y terminó cayendo en el piso.

7. Tan cerca y tan lejos

Los flotis de este bebé son un gran obstáculo entre ser el más feliz del mundo y descubrir desde temprano lo que es la frustración.

8. ¡Poing!

Las pelotas a veces no son tan buenas amigas de los niños y menos si se te ocurre rebotarlas prácticamente frente a tu rostro.

9. Escape frustrado

Todos en algún momento intentamos huir de nuestra cuna, pero no todos tenían la habilidad para escapar con éxito.

10. El final se cuenta solo

Somos bien ocurrentes cuando empezamos a caminar y descubrir el mundo, pero para eso tenemos que aprender a golpes y a veces esas desgracias van a acompañadas de humor como en este caso.

Como acabas de ver, estos bebés graciosos nos han regalado un buen rato de humor a costa de su desgracia, pero por esa razón también tenemos que estar al pendiente y ser cuidadosos cuando estemos al cuidado de un pequeño.

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy