fbpx

[GALERÍA] Checa la historia del misterioso cine abandonado en el desierto egipcio

0
Share

EXISTEN MUCHOS MISTERIOS y cosas extrañas que quizá desconocemos, pero cuando salen a la luz, llaman mucho la atención y ése es el caso de un cine abandonado a la mitad del desierto en Egipto.

El cine, cuyas imágenes verás más adelante, tenía cientos de sillas, por lo que es fácil de identificar desde alguna toma aérea o satelital, de ahí la necesidad de verlo más de cerca y descubrir su misteriosa historia.

Cine abandonado en el desierto

Se desconoce el origen de este cine ubicado en el desierto Sinaí, la versión más confiable y cercana a la realidad es la del fotógrafo Kaupo Kikkas, quien fue el encargado de tomar las imágenes del lugar hace unos años.

Según la versión de Kaupo, el cine fue una idea de un francés llamado Dynn Eadel, quien era un fumador constante de cannabis y en esos lapsos de relajación, es que tuvo la idea de disfrutar de una película a mitad del desierto con sus amigos.

Origen del cine

Con esta idea en la mente, el francés regresó a su país para planear todo y así fue que mandó comprar cientos de sillas de madera adornadas con figuras, muebles adicionales, una enorme pantalla y un viejo proyector de cine en El Cairo.

Todo iba en marcha, incluso se creó un cartel para promover la gran inauguración donde se proyectaría la película Dune, de David Lynch, pero no contaba con el recelo de la gente local y las cosas no salieron como se habían planeado.

Estreno frustrado

Cuanta la leyenda de este cine, que a los egipcios no les gusta cuando los europeos tienen mejores ideas, por lo que la gran noche del estreno, misteriosamente el generador eléctrico no funcionó, por lo que se cree fue saboteado.

Ninguna película se proyectó esa noche y de hecho ninguna otra noche, de esa forma acabó un sueño y así es como el cine quedó abandonado en el desierto como una reliquia misteriosa.

Actualmente, el cine abandonado en el desierto Sinaí ya está muy deteriorado y parece que incluso las sillas fueron destruidas para robar el metal de los antebrazos.

Related Posts
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *