El asesino silencioso de los árboles

Más allá de ser una planta mítica que simboliza la paz, la reconciliación y el amor, el muérdago es un parásito qu
Avatar
Experience Maker
14.08.2018

CADA NAVIDAD ES COMÚN que algunos hogares cuelguen muérdago y, de acuerdo con la tradición, aquellas parejas (o quizá sólo desconocidos) que se encuentren debajo de él deberán besarse gracias a que se consideraba un amuleto de buena suerte, prosperidad, símbolo de amor e incluso fertilidad.

Este arbusto verdoso, que además posee un fruto blanco que es deleite para las aves, era considerado como sagrado para los druidas celtas quienes lo veían como representación de paz, tanto que hasta llegaban a oficiar ceremonias importantes debajo de sus ramas, como treguas con tropas enemigas o reconciliaciones entre esposos.

Muérdago en un árbolEl muérdago consume los árboles poco a poco.

Se trata de una planta tan venerada que desde hace siglos se ha utilizado con fines medicinales, aunque estos no se hayan podido comprobar científicamente. Déjame contarte algunos: Al norte de Europa, específicamente en las zonas templadas del continente, este arbusto se utiliza como antitumoral natural debido a que produce viscotoxinas y, ha sido tanta su popularidad que se puede encontrar en algunos medicamentos comercializados de ese lado del mundo. En cambio, en nuestro país algunas especies de muérdago son utilizadas para tratar enfermedades mediante la medicina tradicional; sin embargo, las dosis son empleadas con mucho cuidado debido a que puede resultar una planta tóxica si se administra sin cuidado alguno.

Como en México nos gusta aprovechar todo, existen algunas artesanías fabricadas con “flor de madera”, que no es más que el tallo o las ramas que han sido infectadas con los parásitos que alberga el muérdago.

No obstante, no sólo es una planta que representa tradición, sino que se trata de una plaga que afecta severamente a los árboles, tanto a los frutales como a los que no lo son y es que, cuenta una leyenda cristiana que, la madera que se extrajo para fabricar la cruz donde murió Jesucristo fue de un árbol de muérdago (resulta que antes era un árbol, no un arbusto) y fue tanta la vergüenza que sintió que terminó por ser una plaga que, a su vez afecta a los demás árboles.

Lo cierto es que se ha comprobado científicamente que es una planta semiparásita que se aloja en los árboles y que solemos llamar injertos debido a que lejos de parecer una especie enferma se ve siempre verde. Pero la realidad es otra, ya que suele ubicarse en la copa de los árboles e ir descendiendo hasta secar la raíz y terminar con la vida de esta especie.

Beso bajo un muérdago

Tanya Müller García, secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México, aseguró que podar cada una de las especies infectadas por esta plaga genera un desembolso de $580 pesos por cada uno y, de acuerdo a la Comisión Nacional Forestal (Conafor), tan solo en la capital mexicana se tiene un estimado de 500 mil árboles infectados con esta planta.

Por ello, para evitar podarlos o, en el peor de los casos talarlos, se ha trabajado en un tipo antídoto (digo tipo porque desafortunadamente no se cuenta con una solución a este problema) que ha demostrado ser efectiva en un 95 por ciento.

Se trata de una sustancia que se esparce a lo largo del árbol y, en un lapso de 15 días, el muérdago sucumbe ante este químico que no afecta en nada al árbol o a la fauna que habite en él, por lo que sólo se ataca al invasor.

Cabe señalar que, si hay una gran cantidad de árboles invadidos por muérdago es debido a las aves, quienes comen el fruto del muérdago, el hueso se queda en su pico y estas lo dejan en otro sito donde germinará dando origen a más muérdago invasor.

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy