El gel desinfectante, ¿aliado o enemigo?

A partir de la epidemia de influenza AH1N1 se popularizó el uso del gel antibacterial, aunque usarlo pueda ser contrapr
Avatar
Experience Maker
14.08.2018

A PARTIR DE LA EPIDEMIA DE INFLUENZA AH1N1 en el año 2009, se popularizaron muchas medidas de seguridad e higiene, y una de ellas fue el uso del gel antibacterial o desinfectante. Se trata de un compuesto que puede contener alcohol etílico, propílico o isopropílico en concentraciones que van desde el 40 hasta el 90%, y complementos como aloe vera, glicerina, fragancia o aceites esenciales.

En sus diferentes presentaciones, el alcohol es uno de los remedios mas fáciles de acabar con la amenaza que representan los virus y hongos, ya que puede eliminarlos por completo o evitar su reproducción en todo tipo de superficies,

Ha sido tan popular su uso, que a casi 10 años de superada la crisis de influenza, todavía podemos encontrar botellitas para poder llevarlas a donde necesitemos, y en los restaurantes, hospitales, oficinas, cines y básicamente cualquier sitio con afluencia de gente, se ofrece esta solución para desinfectar.

Gel antibacterial

Antes de usarlo, piénsalo dos veces

Pero, ¿es realmente una solución eficaz? En la opinión de Gloria Huerta García, infectóloga experta en vacunación y titulada por la UNAM, el uso de estos geles antibacteriales no es en realidad una necesidad prioritaria ya que los microorganismos peligrosos que podríamos portar en las manos pueden ser eliminados de forma eficaz con el uso frecuente de agua y jabón, por lo que se recomienda su uso en hospitales y lugares donde la higiene sea vital.

Retomando el ejemplo de la pandemia de AH1N1, la doctora Huerta recalca que las precauciones que se recomendaban -como no escupir en la calle, o tomar distancia al momento de estornudar- deben aplicarse todo el tiempo por sentido común, y únicamente complementarlas con una buena limpieza de manos y en el hogar.

Sin embargo, tampoco restringe su uso de manera popular, ya que aunque existen estudios que pronostican una mayor resistencia de virus y bacterias al alcohol, no hay forma certera de saber si existe riesgo, por lo que es seguro utilizarlo en situaciones que consideremos si lo ameritan.

Entonces, ¿usarlo, o no? En conclusión, eso dependerá de las necesidades de cada persona, pero al menos ya sabemos que su uso frecuente no significa ningún riesgo y puede aportar beneficios para nuestra salud.

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy