Ellos son artistas y su más grande obra es darnos un ejemplo de vida y amor

Visitamos la Escuela de Arte de la Fundación John Langdon Down, un espacio de talento.
Avatar
Experience Maker
06.09.2018
Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto 20 segundos

ES PROBABLE QUE UN DÍA de esos en que no tengas planes para el fin de semana pase por tu cabeza visitar un museo a cuya exposición extravagante está yendo todo mundo a sacarse selfies junto a obras que no alcanzan a entender, pero que igual instagramean para presumir haber estado ahí.

Sin embargo, hoy te propongo dejar de farolear y hacerte el culto, para valorar el impresionante talento y sensibilidad de jóvenes mexicanos con síndrome de Down, cuyas obras de arte son, además, obras de amor y ejemplo de vida.

Se trata de artistas integrantes de la Escuela Mexicana de Arte Down (EMAD), espacio que para ellos representa un foro de expresión de ideas y emociones a través de la plástica. Esta institución forma parte de la Fundación John Langdon Down y su acervo no tiene comparación.

Recorriendo el mundo

Hasta ahora, la EMAD posee una colección de más de 300 obras, entre pinturas, litografías y grabado, que han participado en 78 exposiciones en 44 ciudades de América, Asia y Europa, incluidas las principales capitales del mundo, como Washington, Berlín, París, Roma, Tokio y Beijing.

De acuerdo con la propia Escuela, su misión es “promover la integración social, reafirmar la identidad y elevar la autoestima de las personas con síndrome de Down, a través de la educación artística”. Para ello, se han trazado los siguientes objetivos:

  1. Fomentar el desarrollo del pensamiento abstracto a través del trabajo artístico.
  2. Promover la expresión y la comunicación a través de las artes plásticas.
  3. Fomentar la participación plena de las personas con síndrome de Down en la sociedad.
  4. Sensibilizar a la sociedad con relación a la capacidad artística de las personas con síndrome de Down.

 

Aquí te dejo a algunos de los talentosísimos artistas que forman parte de la EMAD:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un poco de historia 

La Fundación John Langdon Down fue creada en 1972 por la maestra Sylvia García Escamilla, luego de que Eduardo, su primer hijo, naciera con síndrome de Down. Ella, normalista de profesión, se especializó en educación, lo cual le permitió ayudar al pequeño a llevar una vida tan normal como la tuya y la mía. No obstante, cinco años después de nacer, Eduardo lamentablemente perdió la vida, pero con ello el objetivo de la maestra se hizo más fuerte.

Así es como creó esta Fundación, que no sólo tiene como principal objetivo brindar atención médica a personas con síndrome de Down, sino que además les ayuda a que puedan valerse por sí mismas.

¿Qué es el síndrome de Down? 

De antemano, te invito a quitarte estereotipos, pues seguramente has pensado que las personas con este síndrome necesitan ser tratados de manera diferente. No es así.

Una persona con este síndrome nació con un cromosoma extra en el par 21, es decir, tiene en total 47 cromosomas, en lugar de 46. Su personalidad es como la de cualquier persona, pero con un plus valiosísimo: ellos suelen ser más sociables y su capacidad para inhibirse es menor. Es más, su sentido de la responsabilidad es tan grande que disfrutan mucho de realizar las labores escolares o cualquier otra que posean.

Debemos saber y entender que su desarrollo psicomotor es más lento y que pueden distraerse con facilidad, por lo que es posible que se les complique un poquito concentrarse por largos periodos; sin embargo, con la ayuda adecuada, pueden adquirir capacidades que les permitan integrarse fácilmente.

Por ello, la Fundación se ha empeñado en ayudar a los niños mediante estimulación temprana y atención médica, pues una persona con síndrome de Down es más propensa a desarrollar enfermedades cardiacas, infecciones respiratorias, catarata congénita, disminución de la audición, luxaciones o subluxaciones, enfermedades en la sangre, hipotiroidismo, crisis convulsivas, rasgos autistas y bajo tono muscular, entre otros.

¿Qué papel juega el arte? 

La Fundación John Langdon Down cuenta con programas educativos para bebés a partir de 21 semanas de edad y otros que incluyen todas las edades, estando como límite los desarrollados para jóvenes de 17 años.

Cada uno de estos programas van de la mano con programas especiales que incluyen: música, teatro, deporte, talleres de vida independiente (en los que se les enseña a ser autónomos), computación, terapias de lenguaje, gastronomía y, claro está, pintura y grabado.

Escuela Mexicana de Arte Down

Como te conté al principio, el talento que poseen los jóvenes es tanto que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), a través de su programa de Cultura, ha invitado a la EMAD a exponer en tres continentes. ¿Quihubo?

proud self

Para conocer más al respecto y ver en persona las obras de estos artistas, tuve la oportunidad de platicar con Pilar MostalacDirectora General de la Fundación John Langdon Down.

“(La escuela de arte y de gastronomía) son iniciativa de nuestra fundadora, la maestra Sylvia, quien es una persona amante del arte y amante de la cocina y la repostería. Entonces, empezamos a detectar que nuestros alumnos, a partir de séptimo y octavo grado, muestran ciertas características y habilidades, tanto en el ámbito del arte como en el de la gastronomía. Así, los vamos enfocando, con ayuda de nuestros maestros de arte egresados de La Esmeralda, y con orgullo te comparto que hemos puesto el nombre de México muy en alto en las exposiciones que hemos tenido en el extranjero”.

El éxito es tanto que en Europa, específicamente en Holanda, aún está en exhibición “Miradas del alma”, una muestra del talento y la percepción que estos artistas tienen del mundo.

“Tenemos aproximadamente 42 artistas en la Escuela de Arte Down, que son como cualquier artista que no tiene síndrome de Down, son como cualquier persona regular que puede expresar sus emociones, sus sentimientos a través del lienzo. Y es a través del arte que nos hemos dado cuenta como docentes que nuestros alumnos elevan su autoestima; hay un desarrollo del pensamiento abstracto y como cualquier artista expresan lo que traen en el corazón”.

Una impresionante galería

De entrada, me sorprendí al ver el enorme talento que poseen los jóvenes, al grado de darme envidia, pues a mí apenas si me sale un círculo medianamente bien hecho y lo mejor que puedo hacer es dibujar a una persona con bolitas y palitos.

Pilar me explicó que cuando estas obras están en exhibición, la gente ni siquiera nota que son hechas por artistas con síndrome de Down.

“Cuando tú ves un cuadro, ¿en qué te fijas? En lo que te hace sentir, el vínculo que estas haciendo con la obra. No pensamos si estará hecha por una persona con síndrome de Down o por una persona débil visual. No te pones a pensar si el artista tiene o no ciertas condiciones, simplemente admiras la obra por lo que el artista quizo expresar en ella y lo mismo pasa con nuestros artistas con síndrome de Down”.

Como no me voy a cansar de echarles flores, mejor te dejo unos cuantos ejemplos para que tú mismo seas testigo de las obras que los artistas con síndrome de Down son capaces de hacer en la EMAD:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Si te gustó el arte, apoya 

Desafortunadamente para nosotros, la Fundación tiene bien resguardados los cuadros que estos artistas pintan. No obstante, las réplicas pueden ser adquiridas, ya sea como litografías o a través de otros productos que tienen a la venta, como cajas, calendarios, tarjetas, postales o separadores de libros.

¡Todos están súper cool!

Si quieres echarle un ojito a su catálogo, sólo pulsa aquí y de una vez ve haciendo tu pedido, ya sea para regalar en cualquier ocasión o para dar un obsequio diferente esta Navidad (sí, tienen productos especiales para esa época del año que tanto nos gusta).

De más está decirte que las ganancias son para que la Fundación pueda seguir apoyando a más niños, jóvenes y adultos con este síndrome.

Finalmente, si conoces a alguien que necesite de la Fundación John Langdon Down, te dejo los datos de contacto para que agenden una cita, reciban la valoración adecuada y comiencen a ser parte de este increíble lugar:

Calle Selva 4, colonia Insurgentes Cuicuilco, delegación Coyoacán, Ciudad de México.

Teléfono: 5666-8580.

Mail: [email protected]

 

Ya hice mi pedido, y tú ¿qué vas a ordenar?

PORTRAIT OF A MAN PAINTING

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy