[GALERÍA] Aprende lo que es un turbo y cómo funciona

Desde su creación en 1905 hasta la actualidad, los turbos siguen dando potencia a los motores.
Avatar
Experience Maker
09.08.2019
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos 20 segundos

CUANDO ESCUCHAS LA PALABRA TURBO, probablemente lo primero que pienses sea en potencia. Pues bien, permíteme decirte que estás en lo correcto, ya que un turbo es precisamente un sistema de turbinas que trabaja por medio de presión de aire para hacer más potente un motor.

En nuestros días el término es cada vez más común en modelos de autos que cuentan con un motor pequeño y esto se debe a que el turbo aprovecha la combustión del motor para obtener un mejor desempeño, resultando un vehículo de uso doméstico bastante dinámico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La vieja escuela como base de la modernidad

El uso de esta tecnología no es nuevo, y comenzó a desarrollarse dentro de la industria aeronáutica a principios del sigo XIX, buscando una solución a la pérdida de potencia de los motores de avión al alcanzar grandes alturas. Es así como Alfred Büchi, ingeniero suizo, crea el primer sistema de turbina y compresor pensado para mejorar la eficacia de un motor de combustión interna. Por ese motivo, Büchi es conocido como el creador del turbocompresor.

Esta tecnología continuó en constante desarrollo, teniendo presencia en diferentes maquinarias; sin embargo, es hasta 1963 cuando General Motors decide añadir un turbo industrial del fabricante Garrett en la versión JetFire de su modelo F85 Cutlass Oldsmobile. Es así como sale al mercado el primer automóvil turbocargado fabricado en serie.

El primer auto fabricado con turbo es el Cutlass Oldsmobile 1963 JetFire. FOTO:/ OLDCAR BROCHURES

El aceite sucio es lo que provoca más fallas en el turbo

Para no parecer muy técnico, platiqué con Turbo Refaccionaria de México, quienes nos ayudan a entender en términos simples cuál es la mayor falla y su respectiva solución.

El diagnóstico de falla más común es el desgaste, que gradualmente provoca la ruptura de la turbina central, haciendo que el aceite del motor pase de manera directa al cuerpo de escape, provocando que al entrar en contacto con el calor, se genere una gran cantidad de humo blanco-azul. Este desgaste puede ser provocado por mala calidad en el aceite, ya sea que éste sea muy viejo o contenga residuos de metal generados por un ajuste de motor previo.

El aceite sucio es el causante de la mayoría de las fallas. FOTO:/SHUTTERSTOCK

La solución más práctica

El turbo se compone de una carcasa, una válvula neumática de alivio, y la parte más importante, el núcleo (o cartucho, como ellos lo denominan) que está compuesto por una turbina, un compresor y diferentes componentes internos hechos de metal, los cuales son lubricados con el propio aceite del motor. La turbina y el compresor  trabajan por medio de mangueras que llevan presión de aire, y van conectadas a las boquillas del turbo y al escape.

La solución más accesible es sustituir el cartucho, revisar la línea de lubricación y realizar un cambio de aceite, teniendo en cuenta que entre mejor cantidad y calidad de lubricante reciba, el turbo trabajará mejor y por más tiempo, además de que ahorrarás bastante si consideras que no estás sustituyendo el turbo completo.

La parte central del turbocargador es el cartucho. FOTO: /TURBO REFACCIONARIA

¿Mi vehículo es turbo?

Probablemente tu carro es turbocargado y no lo sabías. Esto es fácil de detectar por los emblemas que se encuentran en la parte trasera. Algunos de ellos contienen siglas que indican el tipo de motor que tiene el carro; por ejemplo, Audi, Seat y VW al ser del mismo fabricante utilizan la letra T para identificar sus modelos turbo, en la que 1.8 es la cilindrada y T es la inicial de Turbocharged. Es igual para los modelos 1.4 T y 2.0T.

A continuación te dejo algunas de las siglas más comunes:

  • 1.8 T: Cilindrada 1.8 litros turbocargado
  • 20 VT: 20 válvulas turbo
  • CDTi: Commonrail Diesel Turbo Injection (Inyección Common-rail Diesel)
  • RT: Racing Turbo
  • TD: Turbo Diesel
  • TDI: Turbo Direct Injection (Turbo de inyección directa)
  • TFSI: Turbo Fuel Stratified Injection (Inyección estratificada de gasolina con turbo)
  • TSI: Turbocharged Stratified Injection (Inyección estratificada con turbocargador)
  • TDDi: Turbocharged Diesel Direct Injection (Inyección directa diesel con turbocargador)
  • TDCi: Turbocharged Diesel Commonrail Injection (Inyección common-rail diesel con turbocargador)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por último, Turbo Refaccionaria de México nos comparte 5 sencillos consejos para mantener el buen estado del turbo de tu carro:

  1. Realiza constantemente los cambios de aceite. Se recomienda hacerlo cada 3 o 4 meses dependiendo del modelo del carro. Utiliza aceite multigrado sin aditivos.
  2. Evita revolucionar de inmediato tu vehículo cuando se encuentre frío. Esto genera desgaste innecesario.
  3. Al encender el auto, espera un minuto en lo que el motor alcanza su temperatura de trabajo y el aceite comience a fluir.
  4. Por ningún motivo permitas que haya ingestión de cuerpos extraños por las mangueras de flujo de aire. Esto ocasionará averías en las aspas y provocará pérdida de potencia.
  5. Adquiere refacciones de calidad, que cuenten con garantía y marca del fabricante.

Actualmente existen diferentes tipos de turbos, que se utilizan en la industria de la construcción, naval, agrícola y automotriz. Ante cualquier problema, no dudes en contactarlos.

Facebook

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy