¡Llénate de adrenalina, emoción y bicicletas! El Downhill pone de cabeza a Taxco

43 riders de varias partes del mundo llenaron de emoción las empedradas calles de Taxco
Mayte Baena
Experience Maker
06.01.2019
Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto 10 segundos

SI HAS TENIDO la oportunidad de viajar a algún pueblo mágico, lo más probable es que te hayas dejado cautivar por su belleza, color y deliciosa gastronomía, porque visitar cada rincón de México representa una experiencia única.

Sin embargo, en esta ocasión quiero platicarte sobre Taxco, Guerrero, una ciudad colonial que es famosa por su joyería en plata, bellas calles empedradas y fachadas rústicas que son el escenario perfecto para un evento sin igual: el Downhill.

Ciclismo extremo

Si es la primera vez que escuchas este término, déjame contarte que se trata de una modalidad del ciclismo de montaña que involucra mucho valor, destreza y, lo más importante de todo, una rampa natural que permita el descenso a toda velocidad.

Cabe destacar que este descenso no parece fácil, pues en el trayecto hay diversos obstáculos naturales y artificiales que complican el trabajo y, sólo por ello, Taxco y sus bellas calles empedradas (y muy, pero muy inclinadas) son el lugar ideal para este deporte extremo.

Por séptimo año consecutivo se llevó a cabo el Downhill en Taxco, Guerrero. El evento reunió a 43 riders de todo el mundo, entre los que se incluyeron ocho mexicanos./FOTO: PERIPLO

Ritual del sureste mexicano

Como si de un ritual se tratara, por séptimo año consecutivo los guerrerenses les dieron la bienvenida el sábado 15 de diciembre a decenas de riders nacionales e internacionales, así como a miles de asistentes entre turistas mexicanos y de otros países, para dejarnos ser parte de un evento increíble con escenarios súper instagrameables.

En total, este 2018 se dieron cita 43 riders, y de ellos, sólo hubo ocho mexicanos. La finalidad no era únicamente poder descender del punto más alto de la ciudad para terminar en Palacio Municipal, sino que además tenían que mostrar que cada uno es capaz de llevar a cabo trucos envidiables en el aire y que, de paso está decirlo, no son nada sencillos.

 

El ganador de este año en la modalidad Best Trick fue el inglés Sam Pilgrim, quien no sólo es popular en el ciclismo por su falta de dientes (te dije que era un deporte extremo), sino que además posee una habilidad envidiable para montar la bicicleta.

¿El premio? La nada despreciable cantidad de cinco mil dólares.

Otro de los favoritos en esta modalidad, y que dicho sea de paso se llevó el segundo lugar, fue el estadunidense Dj Brandt, quien a través de sus redes sociales compartió algunas de las imágenes que obtuvo gracias a la cámara que llevaba consigo. Las reacciones de los asistentes seguro harán que te dé envidia el no haber estado ahí.

 

Si te preguntabas cómo le fue al equipo mexicano, Nico Cantú estuvo a dos segundos de quedar en el top 10 de los mejores riders. Exacto, tan sólo dos segundos hicieron la diferencia.

Caídas, adrenalina y un ambiente totalmente familiar fue lo que los asistentes vivieron gracias a este evento. Es más, no era de sorprenderse que al día siguiente, ya sin rampas, se vieran por las calles de Taxco a jóvenes con bicicletas practicando para el próximo Downhill.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La cosa no paró ahí

Como un regalo al público, tanto organizadores del evento como las dependencias gubernamentales reunieron al público en la noche.

Un Zócalo bellamente iluminado, un ambiente de fiesta (no miento, hasta batucada había) y mucha energía fueron parte de un evento súper ad hoc a la temporada: romper piñatas con la ayuda de las bicicletas.

 

Por supuesto que algo nos había quedado claro: bajar a toda velocidad y realizar trucos en el aire cuidando caer de manera correcta para continuar con el trayecto no estaba nada fácil como para que en esta ocasión, de un sólo salto, se rompieran varias piñatas para deleite de los presentes.

Y si te preguntas cómo nos fue (digo «nos», porque hasta conseguir un buen lugar estaba de locos), míralo por ti mismo.

FOTO: @altiusevents

Aquí no se premiaba a quien lograra el mejor truco, ni a quien fuera el más veloz, sino a quien consiguiera la hazaña más difícil. ¿La recompensa? 500 dólares, nada despreciables.

Un evento para todos porque hasta la quinceañera hizo acto de presencia; fue lo que este año nos recuerda que a veces un pueblo mágico es más que su cultura, gastronomía y arquitectura: son espacios donde todos podemos notar lo increíble que es nuestro México.

Ah, y si no me crees lo de la quinceañera, aquí te la dejo:

Ni las quinceañeras se pierden este evento en Taxco./FOTO: PERIPLO

Si en este  2019 no te quieres perder este evento, debes estar pendiente de las redes sociales del Downhill.

Facebook Downhill Oficial.

Instagram Downhill Oficial.

Facebook Altius Events.

Instagram Altius Events.

¿Listo para practicar? Nos vemos en el Downhill 2019.

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy