Porque todos la hacemos y hasta nos relaja, la popó ya tiene su propio museo

Este lugar no es apto para aquellos que padecen de estreñimiento.
Mayte Baena
Experience Maker
05.05.2019
Tiempo aproximado de lectura: 55 segundos

NO LEÍSTE MAL, la popó ya tiene un lugar en donde se le reconoce su existencia, y es que no lo niegues, muchas veces le aplaudimos que logre salir al mundo exterior y que nos deje espacio para crear más y repetir el procedimiento.

Pues por la importancia que ésta tiene en nuestro organismo, es que en Japón ha surgido un museo emergente que le rinde culto de una forma muy cute.

Asiáticos siendo asiáticos

La cultura nipona es una de las más aplaudidas en el mundo por su estricto orden y hasta por el empeño que los ciudadanos tienen para trabajar. Y ni hablemos de la honorabilidad, esa es otra de las cosas que distingue a los japoneses.

Del mismo modo, los asiáticos también se distinguen por ser excéntricos y llevar esta cualidad a innovar y mostrarle al mundo ciertas cosas que creímos que jamás atestiguarían nuestros ojos; como el museo de la popó.

En UNKO Museum, todas las popós son tiernas y con colores pastel./FOTO: @unko_museum

O sea sí pero no tanto

Los coreanos le dieron a la gastronomía mundial un wafle en forma del emoji de la popó uno que, aunque es marrón, tiene una sonrisa muy tierna. Es más, hasta te contamos al respecto y nos gustó mucho su sabor.

Pues los japoneses no se quisieron quedar atrás y abrieron al público el UNKO Museum, que si lo traducimos es eso, el museo de la caca, pero le vamos a decir popó porque suena más bonito.

Según el sitio web del museo, la finalidad es pasar más tiempo con la popó, ya que su vida es muy corta./FOTO: ale-box.com/unkomuseum/

De acuerdo a una entrevista que uno de los voceros del museo concedió a CNN, la finalidad de este lugar es mostrar lo que todos los seres hacemos como parte del proceso de nuestro sistema digestivo aunque ellos evitaron ponerle el color café que suele caracterizarlo.

Y digo suele porque no podemos dejar de lado cuando tenemos alguna infección estomacal o comemos ciertos alimentos con colorantes vegetales que cambian por completo su color.

Una vez aclarado eso, si por alguna razón visitas la localidad de Yokohama, que se ubica a unos 40 kilómetros de Tokio, podrás retratarte con popós de colores pastel, ya sabes, muy girly el asunto.

¿No te gustaría una foto así?/FOTO: @unko_museum

Ni siquiera lo ven como un museo

Como te lo adelanté, se trata de un museo emergente, que como tal, su finalidad no es la de funcionar como un museo (aunque lleva el nombre), sino como un centro de entretenimiento. Algo así para que la pases bien y te tomes muchas fotos, incluso que interactúes.

Y si quieres saber cuánta euforia ha causado visitar el museo de la popó y llenar Instagram de varias fotos, pues desde que abrió sus puertas ha recibido a poco más de 10 mil visitantes, los cuales tuvieron que pagar mil 670 yenes, algo así como 300 pesos para entrar.

¿Por qué un museo?

Si sigues sin entender por qué la popó cuenta con un lugar donde se le reconozca, te cuento que el sitio web de este peculiar lugar insiste en que la vida de nuestra popó es muy corta, pues nace (bueno, sale) y es arrastrado por las aguas, y en este lugar el tiempo que pasarás con una popó será largo, de calidad.

Ah, y también la idea es romper el estereotipo que tenemos de las heces. ¿Será que promoverán que la comamos?

Incluso, puedes tratar de hacer tu propia «obra de arte»./FOTO: Instagram

Si quieres saber más de este lugar, entonces te dejo su sitio web aquí.

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy