Descubrimos una oscura sociedad secreta que trafica con… ¡donas!

Para disfrutar una deliciosa dona, hay que jurar guardar el secreto de esta sociedad.
Mayte Baena
Experience Maker
29.01.2019
Tiempo aproximado de lectura: 50 segundos

NADIE LE DICE QUE NO a un postre, mucho menos en una tarde de frío que amerita un café calientito o sólo porque después de comer te quedó un huequito. ¿Qué tal una dona proveniente de un lugar misterioso?

Para obtenerla deberás ser parte de una sociedad súper secreta en donde ni siquiera verás a la persona que te atiende. Es más, es tan, pero tan secreta, que todo lo que ordenes será para llevar, porque ni siquiera podrás disfrutar tu postre en el establecimiento.

Súper vigilados

Se trata de The Secret Donut Society, un sitio que carece de algún letrero que te indique que has llegado, pues al tratarse de una sociedad secreta es casi obvio que se mantengan en el anonimato, aunque no por ello te será imposible asistir, lo que sí, es que vivirás toda una experiencia que seguro querrás contar.

¡Ah!, y te advierto que hay tantas cámaras de seguridad que, aunque tú no veas a quien te habla y quien te entrega tus donas, ellos te verán toooooodo el tiempo. ¿Qué tal?

Entrada súper misteriosa

Al llegar a la calle de Tabasco, específicamente en el número 262, te toparás con un edificio que además de contar con unas amplias escaleras, tiene en un escaparate baños con algunos espejos y hasta pistolas de aire funcionales.

Nadie pensaría que es parte de un lugar donde venden donas y café.

Al subir las escaleras podrás ver una habitación casi vacía con un menú bastante iluminado. Incrustado en la pared, el menú te muestra la variedad de donas cuyos toppings son súper antojables y bebidas súper apetecibles.

Casi de inmediato dejas de lado el hecho de que en el cuarto en el que te encuentras resalta un bello papel tapiz en color crema con algunas flores, tres televisores colocados en el piso que carecen de señal, la imagen de una mujer que te indica guardar silencio y un bello teléfono antiguo empotrado a media pared.

Sí, has dado con la sociedad secreta de las donas.

FOTO: PERIPLO

Ya que has estudiado el menú y sabes lo que quieres, seguro te preguntarás ¿cómo es que haces tu pedido?, pues bien, bastará con acercarte a un interfón que está justo en la parte posterior derecha del menú y la aventura comienza.

Lo curioso es que una voz amigable te saludará y entonces le indicarás qué dona o donas quieres, así como las bebidas. Quizá aquí el misterio se rompa sólo momentáneamente, pues estaría mejor que una voz un tanto creepy te saludara, ¿no crees?

Pedido casi listo

La orden ha sido tomada, no sabes quién te atendió ni cómo luce, pero ellos saben perfectamente quién eres… bueno, mejor dicho saben tu nombre (tú deberás dárselos para saber a quién le entregan las donas) y cómo luces, pues las cámaras de seguridad que están en las esquinas superiores del cuarto jamás dejan de verte.

Si crees que el misterio se ha esfumado, me alegra spoilearte que no es así, pues para completar la transacción deberás pagar (no, no son gratis las cosas) y como nadie la hace de cajero, un cajón secreto sale de la pared, mismo en donde deberás depositar el capital y de la misma manera tu cambio será entregado.

Eso sí, deberás estar pendiente, pues si te alejas un poco del mismo puede que te lo agandallen, pero eso ya sería demasiado mala onda.

¿Y mi pedido?

La aventura sigue su curso y la indicación será dada. El interfón sonará para decirte cuál es el paso a seguir y recoger tu orden. ¿Recuerdas el teléfono antiguo en la pared?, pues tiene una razón de ser, y es que a un costado hay una puerta secreta que te llevará al área donde entregan las donas.

FOTO: PERIPLO

Tras haber atravesado un pequeño pasillo oscuro, pero con la luz perfecta para transitar sin problemas, notarás que has llegado a los baños, y como te dijeron a qué espejo acudir, ubicarlo no será problema.

Sólo hay tres espejos colocados arriba de tres lavamanos con leyendas bastante peculiares, lo cual te hará sentir como en una escena del crimen.

Para recoger tus donas, basta abrir uno de los espejos y voilà.

Una caja cuyo contenido son huevos de elefante y una bebida en cuyo vaso se lee que contiene sangre humana es lo que saciará tu apetito o antojo.

 

FOTO: PERIPLO

FOTO: PERIPLO

Obvio que al haber pasado por tal aventura lo que vas a querer más es tomarte una foto o hasta hacer una Instagram story. Claro que puedes hacerlo, pero antes toma en cuenta que en cada caja donde las donas son entregadas, se encuentra el juramento que te pide mantener el secreto a salvo, pues a partir de ese momento formas ya parte de una sociedad tan secreta que ama tanto las donas como el topping que lleva encima.

FOTO: PERIPLO

Y si quieres saber cómo luce este exquisito pan, te dejo unos ejemplos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si quieres formar parte de esta sociedad, estos son los datos que debes conocer. ¡Espero guardes el secreto! Yo juré mantenerlo a salvo…

Sucursal Roma (CDMX)

Tabasco 262, colonia Roma Norte, Ciudad de México


Sucursal Rubén Darío (Guadalajara)

Av. Rubén Darío 537, colonia Providencia, Circunvalación Vallarta, Guadalajara, Jalisco.


Sucursal Morelos (Guadalajara)

Calle de Morelos 1573, Americana, Guadalajara, Jalisco.


Sucursal Plaza Fiesta (Monterrey)

Plaza Fiesta San Agustín, Avenida Diego Rivera 222, Residencial San Agustín, San Pedro Garza García, Nuevo León.

Facebook

Instagram

¿Ya nos sigues en Facebook? Ahora puedes periplear desde tu móvil y no perderte nada de nuestro contenido con estos sencillos pasos:
1 visitas hoy